jueves, 25 de febrero de 2010

La muerte puede fallar...


Y desvaneciéndome me encuentro aquí solo, yaciendo entre miserias y penurias,la melancolía es mi madre y algo más lejos se encuentra mi padre,la muerte,me siguen allí donde voy y cada vez se hace tan intenso este dolor que acaba convirtiéndose en lo que soy,un amasijo de carne funcional con huesos como pilares y nada mas vanal que un ordenador en el interior de mi cráneo,a veces me pregunto porque estoy aquí, siempre llego a la misma conclusión,pero no importa porque todo a mi alrededor perdió su importancia hace algunos años,cuando sonó exactamente mi corazón hacer crack,cuando lágrimas cayeron de mis ojos y yo tan confuso y desesperado,dolido y amargado me refugié solo en el único lugar donde yo soy dios y los demás insectos,mi mente, la cual llena de fantasias me hace sentir bien,la cual puede hacer que el sueño mas extraño se haga realidad,excepto uno,o talvez simplemente esque aún me encuentro demasiado cuerdo,sinceramente no lo sé,sólo se que si dios es el único que tiene poder para dar y arrebatar la vida yo soy ese dios,ese que te deja elegir entre el bien y el mal,ese que dicen que si le hablas con rezos acude en tu ayuda, y es extraño porque yo le pedí ayuda varias veces,pero nunca obtuve una respuesta,y mucho menos una mano que me tendiese,pero tampoco importa, porque yo moriré algún día, con tantas ganas de saber el porqué de todo,y de hecho ya podria morir en paz porque he experimentado casi todas las sensaciones humanas que podia desear,¿y si ahora extiendo mi brazo y relajo mi muñeca?,si cojo una cuchilla y la paso por ella...Sólo brotaria un manantial rojo durante varios minutos, pero luego que,un dulce sueño te inunda la mente y caes en la inconsciencia, pero ahora sabes que has muerto o simplemente ya no puedes pensar,simplemente has dejado de existir,has pasado de tener la mas minima importancia a ser un desecho,a ser un fruto de la vida,a ser el huésped de los gusanos hasta que ya no que den ni los huesos,o talvez despiertas sollozando en una habitación oscura y preguntándote si estas en el cielo,el infierno u otro producto de nuestras mentes cualesquiera que sea, pero no, sólo nos queda nuestra locura y nuestras cicatrices para recordar, empiezan a rodearte personas te que tocan y parecen preocuparse por ti, debe ser el cielo te dices, pero no, son personas a las cuales pagan por preocuparse por ti, es todo una felicidad enmascarada, es decir ,la vida misma, porque la gente muere a diario, pero a quien le importa, desde luego a mi ya no, la esperanza es lo penúltimo que se pierde…y después la vida, aunque en algunos casos te lo arrebatan todo tan rápido que no te das cuenta, y ya ni el dolor puede calmar la ansiedad, ya no se puede combatir el dolor con otro tipo de dolor, ya no sientes nada, crees que has muerto pero no es asi, y te preguntas de nuevo el por qué, porque tu corazón late, ya únicamente quieres que pare, en algunos casos la vida da grandes vueltas y lo que era oscuro se torna claro, y las luces apagadas se vuelven destellos del amanecer, no sé porque escribo esto y si alguien lo leerá aunque no importa mucho ya que en unos años ya nada importará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario