jueves, 11 de marzo de 2010

Ardiendo...y helado.


Odio, furia, locura, aberración…me enrojezco y no por vergüenza sino por que empiezo a perder la cabeza, estoy ardiendo y partes de mi continuamente perdiendo, que se esfumarán con el viento del soplido de una triste niña al caer al vacío, al oscuro vacío de su alma y mezclarse con su esencia mas pura…destrucción, todo lo que toco, todo lo que miro cae fulminado como si una sola mirada valiese cien años de vida, habrase visto sentimiento alguno en mi, solo el calor, solo la sangre hervir mientras corre por mis venas hacia un largo sinfín, instantes sin dolor, instantes sin tristeza, y solo con una certeza, el abismo, y yo lo pondré a todo, yo soy mi únicodios y en mi mundo nadie vale mas que yo, aunque yo no sea nada mas insignificante que una gota de oscuridad en el fondo del mar, aunque yo no sea nada mas insignificante que solo un atisbo de luz al ponerse el sol…no importa nada si albergo estos sentimientos porque con ellos no hay miedo, no hay melancolía, no hay soledad, solo el dulce olor de la sangre, ¿Mía? ¿De ellos?¿Acaso importa?...aprieto los puños cada vez más y más, la sangre empieza a plasmarse en mi piel, mis ojos arden y yo camino en un rumbo que me lleva al fin de todo y todos, son nada, son la peste, son la miseria, son la putrefacción, hijos de cristo, hijos de ellos mismos, hijos de satanás…padre, hijo y el jodido espíritu Santo me otorgaran la redención, provocan en mi la sensación de hacerme sentir cada vez más vivo, la sensación de que se acabará ,pero eso jamás importará, porque cada segundo que se sucede es un segundo mas de muerte en este circulo vicioso llamado vida que cuanto más pasa más se agota su esencia y más se corrompe, sentimientos provocados por iguales, porque hacer sentir así les hace más fuertes, pues rebelaros ante ellos, mirazles a los ojos y hacerles sentir que se consumen en el fuego fausto y eterno de sus almas condenadas, que perciban el dolor tan intenso de querer olvidar su existencia yesque hay personas que no quieren morir, sino solo dejar de sentir….

No hay comentarios:

Publicar un comentario