domingo, 2 de mayo de 2010

Autodestrucción, nuestra renovación.


Qué es la felicidad sino más que un simple deseo de existir buscando sensaciones para seguir adelante como único motivo de encontrarnos en nuestra realidad, qué es lo que nos hace seguir adelante, en qué nos apoyamos, qué es lo que intentamos conseguir, a qué nos aferramos, ¿ Es qué simplemente no queremos ver más allá de nuestros ojos?, ¿ Ver el caos ?, ¿ Ver la muerte?...y ¿ En que se apoyan esas personas que ahora mismo no tienen nada? ¿ Será que piensan que vivir es un privilegio y prefieren continuar haciéndolo ya que creen que no tendrán algo así jamás?...¿ Pero por qué lo hacen si el valor de sus vidas no supera al valor de la muerte?...no somos animales, no somos personas, no somos de una raza, no somos humanos...sólo somo seres con consciencia, sólo somos energía, sólo somos un puzzle que cuando se incruste la última pieza habrá terminado, somos algo que se extinguirá tarde o temprano, no el ser humano, sino la existencia de nuestra realidad, una realidad compuesta por lo que vemos, oímos y decimos...no es más que eso, una realidad irreal para cualquiera que no somos nosotros, tan patética y corrupta, llena de deseos y sensaciones abruptas, y como cambiar esta realidad...o más bien..¿ Por qué no hacerlo?, pues porque todo nace de un ejemplo, uno que cambia y cambia reinventándose así mismo hasta conseguir la perfección, pero a qué pretende llegar esta perfección...siglos y siglos han pasado y ahora sólo somos una copia avanzada de un chimpancé, y además somos tan vanidosos como para creer que no somos animales...mentimos, matamos y destruimos por placer, no para sobrevivir...lo único que quedará de nosotros será un mal tan puro y omnipotente que se destruirá así mismo, pues sólo somos el ejemplo de un ejemplo menos avanzado y sin sentimientos humanos, ahora se ha convertido en...otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario