miércoles, 19 de mayo de 2010

Sólo nosotros somos culpables...


...y a veces el tiempo pasa, la vida continua, y el destino no se vislumbra...pero seguimos anclados en recuerdos de un pasado que no nos deja escapar, no nos deja ser libres, no nos deja olvidar...sólo nos permite sufrir una y otra vez, acabando con nuestro futuro y sin dejar paso a nada más, pues hay un mundo ahí fuera esperándonos pero lo denegamos ya que no lo queremos aun sin saber lo que nos deparará, lo pasado era maravilloso, era un sueño grotesco en todos los ámbitos de la existencia...pero en algún instante se acaba y a veces tienes que hacerlo porque amas demasiado a alguien y parece que no es suficiente, tenemos lo que queremos y cuando lo queremos pero llegado el momento en el que desaparece siempre lo echamos de menos y sobretodo si decidimos hacerlo desaparecer nosotros a nuestra voluntad, su vida se colmará de alegrías y mientras nosotros por hacer lo correcto estaremos hundidos y tal vez ahogados en un mar de lágrimas el cual parece interminable, pero aquella persona ya estará sanada y nosotros seguiremos inmersos en ese trágico sueño que no nos deja ni respirar sin sentir que el corazón late cada vez más lentamente hasta que retazos del sueño aparecen en nuestra realidad y es el único momento en el que las pulsaciones se disparan y sentimos algo, aunque ese algo no sea nada agradable y probablemente ni siquiera querramos sentirlo pero no podremos hacer otra cosa más que soportarlo hasta que en algún momento se haga demasiado grande, explotemos y no experimentemos jamás sensación alguna, lo cual a veces es como un caramelo que le dan a un niño, la oportunidad para no recordar aquellas personas que desaparecieron, nos hicieron hacerlo hacer por su bien y nosotros fuimos los que acabamos en un hoyo mientras ellos eran los que creían que acabarían ahí, ironías de la vida, esta vida cada vez más perra, cada vez más lejos de tener una utilidad, cada vez más cerca de tener un trágico final..


2 comentarios:

  1. Amén...Me ha encantado, y qué razón tienes...

    ResponderEliminar
  2. desearía ser un necio y no tener razón, no ver lo que no quiero ver y sentir sólo lo que necesite sentir...

    ResponderEliminar