domingo, 13 de junio de 2010

Ya no vale de nada arrepentirse.


Y cuando parece que todo está en calma y la tormenta ya no azota nuestro tejado salimos para admirar el paisaje y su belleza pero todo lo hermoso que había en el desapareció, creíamos que de nuestro corazón ya no brotarían más lágrimas, que estaba seco, pero siempre se llena de nuevo hasta rebosar, la pérdida como marca de la existencia, todo acaba desapareciendo y eso es realmente triste, los recuerdos, para que conservarlos, si al poder visionarlos solo queremos volver a sentirlos, quisiera poder borrarlos...lo cual significa lo maravillosos que son y que ya no serán, que algo que creías tuyo y que era puro ya no lo sea, que la historia se repita continuamente...yo te maldigo Amor, eres el cáncer de mi vida, eres el veneno de mi existencia, me lo das todo y luego te lo llevas sin dejarme nada,destrozas mi cuerpo y me curas el alma, me das esperanzas para consumirlas lentamente y asi será por siempre, ójala no pudiera sentir ni necesitar a nadie, ójala no pudiera amar a nadie...

2 comentarios:

  1. Ojalá y pudieramos vivir sin amor, pero es una pena caer en él. A veces pienso que lo único que sacamos del amor es sufrimiento y que está sólo para hacernos ver como somos realmente, para que se vean a flor de piel todo lo que sentimos. A través de él darnos cuenta de lo que llegamos a ser, lo bueno y lo malo. Ante todo, en lo que nos convertimos cuando lo perdemos...
    Ánimo.

    ResponderEliminar
  2. en mi opinión está para hacernos madurar cada vez más, pero el caso es que siempre se acabará y por muchos más que vengan siempre se marcharán...y ninguno se quedará para siempre mientas que tal vez a cada cual le amemos de diferente manera pero a todos eternamente.

    ResponderEliminar