lunes, 16 de agosto de 2010

Todo acaba por volver, excepto lo bueno.


Y cuando piensas que ya todo se ha olvidado, se ha congelado o enterrado, en ese momento en el que ya no sientes esa necesidad, en el que la droga ya no corre por tus venas, vuelve todo y en un segundo, para quedarse, con un significado para nosotros y ninguno para el otro, querer algo que no quiere ser querido, añorar algo que se escapa a mi destino, desear...es todo..una gran corriente que te lleva a lugares inóspitos, vagas hasta encontrar algo, pudiendo ser incluso más perfecto que lo anterior...pero no te ofrece lo mismo, no lo que necesitas, nada comparable a ello, pero desaparecerá igualmente, como todo en esta vida...y hoy llueve, a su llegada, todos los días bellos y soleados hasta hoy, la tormenta se avecina...y precisamente hoy es uno de esos días en los que no te habria apetecido despertar y quedarte dormido, dormido eternamente..y abrir los ojos cuando todo haya pasado.

Quisiera poder ponerme unas gafas con los cristales llenos de algo bello, bonito, alegre...pero no se puede elegir que visión tener y a mi me tocaron las más oscurecidas que había.

No hay comentarios:

Publicar un comentario