sábado, 11 de septiembre de 2010

Otro color pero el mismo final


Esta noche, en soledad, me recuerda aquellas en que me lamentaba por alguien, a quien queria, a quien amaba, es como entonces, cuando te das cuenta de que ya no estará realmente nunca, que ya ni siquiera te importa, que deseas que no te importe porque no podrás hacer nada para que vuelva y te ves limitado a existir, sabiendo que esa persona desapareció con el único consuelo de conocer y esperar que esté bien, en paz y disfrute de la vida...mientras nos vemos sumidos en un pozo, aunque la desespereción que lo inundaba se esfumó..ya..es como una sensación de que el mundo te es indiferente y sólo aguardas el final de todo...pero claro, te diviso en ocasiones y haces que el animal que hay dentro de mi se descontrole, aunque intento retenerlo, para no correr hacia ella, mirarla a los ojos, sujetar su cuello y besarla, es como si mi alma tuviera forma de lobo y cuando te veo aulla para ver si te das cuenta e intenta seguirte, pero el lobo está encerrado en una jaula en lo más profundo de mi y únicamente podrá salir con una llave, una llave que no tiene copias...y llega el momento en el que decides tirarla para que no escape jamás, porque sientes que es lo mejor que puedes hacer por ella y por uno mismo.

Me pregunto si en este tiempo derramastes alguna lágrima por mí, supongo que eso sería demasiado pedir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario