domingo, 13 de febrero de 2011

Te devora desde el fondo.


Crece dentro de mí, nace, resurge, pero nunca muere, sólo permanece, quiere escapar, se hace cada vez más grande, ellos lo alimentan cada instante, come personas, come objetos, come sentimientos, se come la vida, se come asi mismo, se la come a ella, a todo, a todos, atraviesa la carne, los reflejos, el alma como conjunto de deseos y esperanzas, gritar sin sonido, prosigue su camino, corrompiendo el mío, es imparable, es indestructible, es aún más fuerte que la fé, escapa a través de mis cinco sentidos, cada vez con más fuerza, con más ansia, me gusta, me hace sentir vivo, el dolor no es nada si lo poseo, siempre estuvo ahi, latente, intranquilo, con ganas de crueldad y daño, provocar sufrimiento, admirarlo y sonreir, se adueña de mi vida, de mi, de lo que poseo, a cambio siento el poder, instintos desatados, fuerza primitiva, mezclada con inteligencia, el golpe perfecto, asestado, sin darse cuenta, ya está en ellos, creciendo de nuevo, expandiéndose, haciendo creer al huésped que es él quien controla la jugada, los movimientos, su propia existencia, pero no, ahora es parte de ellos, se han transformado, algo patético, está en todos, nos absorve, nos distorsiona, nos devora este odio que corre por nuestras venas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario