martes, 8 de marzo de 2011

Como en una piscina.


Es en los sueños, cuando cierro los ojos, cuando caigo en la inconsciencia, es cuando puedo ver lo que siento realmente, cuando puedo ver lo que no quiero ver, cuando quiero despertar y soy incapaz, es verme arder, recorrer las llamas todo mi ser, sentir la desesperación de pasar cada segundo como una eternidad para que acabe, ver mi rostro después y sentir alivio, de saber que nada puede ir peor, mientras la tristeza por tal condena inunda mi alma, sentirse diferente, despertar, aún más aliviado, de saber que nada es verdad...o a la inversa en raras ocasiones, en las que el sueño se presenta de tal manera que podía ser lo más maravilloso que jamás podría ocurrir, sentir y disfrutar de esa falsa felicidad creada por Morfeo, despertar, y pensar,¿Por qué?, por qué tengo que salir de aqui y volver a la realidad, no quiero, quiero quedarme ahí, en esos sueños, y vivirlos constantemente, pero es imposible, asi que...el límite del pensamiento es...si cumples los sueños, la vida perderá toda la gracia, asi que al menos nadie llegará a ser realmente feliz en toda su vida, digo...que cojones, alguien deberá de serlo en algún lado.

1 comentario:

  1. los useños son maravillosos, todos querriamos quedarnos en algunos y salir disparados de otros!!! lindo blog.

    ResponderEliminar