miércoles, 27 de abril de 2011

...


Es mucho más complicado dejar atrás los recuerdos que una mísera sensación hormonal, en este mundo sucio en incomprendido yo soy el loco, soy la aberración soy un maldito insecto, no soy nada, pero el simple hecho de amar algo te hace saltar a una realidad subjetiva en la que nos creemos invencibles, en la que constantemente sueño con verte, con ir a buscarte, con que me dejes amarte, con dejar que te devore, con dejar que tu mente llegue al éxtasis, como un jodido colocón que durase cada vez que estés a mi lado, con mirarte antes de cerrar los ojos y decirte cuanto te amo mientras duermes, deseo tantas cosas y podría conformarme sólo con una, una que jamás tendré, que de tenerla se irá, que de no irse se perderá, que de no perderse morirá...y ahí me encontraré yo, un drogadicto del amor, un loco enamorado de ese sentimiento y de quien me lo haga sentir, más allá de la carne, más allá de los ojos, más allá del olor y el sabor te hallas tú, todo un compendio de sueños dentro de mi y a su vez una realidad objetiva en la que parece que nunca pueda conseguirlo, sin nombre, sin rostro, esperando poder verte y recrearme, no se siquiera para qué, pero es algo que necesito, necesito sentir esa mierda o este cáncer acabará por quemar todo lo que hay en mi.

Parece que no pueda controlar esto a veces, como si estuviera a merced de alguien e inevitablemente sucumbir si se acerca, como una sucia marioneta demasiado usada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario