miércoles, 13 de abril de 2011

A la deriva...


Náuseas, es lo que siento a cada instante, no se si es algo psicológico, mi propio poder de sugestión o padezco alguna extraña enfermedad pero comienza a hacerse crónico, tal vez sean los últimos acontecimientos, una respuesta subconsciente ante la ansiedad, quien sabe...pero no tengo ganas de alimentarme, ni de sonreír, ni de dormir, ni de estar despierto, me he vuelto un daltónico del amor, un desesperado del sabor, un amante del dolor...pienso en la vida en general y me dan ganas de vomitar, aunque puede que sea también la falta de droga en sangre, el llamado "mono", aunque es algo contradictorio, debería tener hambre más que náuseas ya que se supone tengo un vacío en mi interior (ahora que te has marchado) y tendría que llenarlo de alguna manera inconsciente, tal vez sea que...¿ya no te quiero en absoluto?, es posible, pero realmente supongo que no es eso, en mi opinión es una enfermedad, una grave enfermedad, algo que te persigue constantemente, de lo que no se tiene escapatoria y por mucho que corra jamás podré darme a la fuga, la nostalgia de aquellos días, aquellos recuerdos, es todo tan melancólico, quisiera echarme a flotar una noche de luna llena, a través del río y mientras voy descendiendo visionar todos aquellos recuerdos que tenía contigo hasta ahogarme en ellos, una buena manera de desaparecer, irme contigo aunque en realidad no estés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario