sábado, 7 de mayo de 2011

Arrgghh puuuaahhgg.


Me pica la piel, me rasco pero el picor sigue y se acentúa, continúo hasta que se producen llagas por todo mi cuerpo y el picor vuelve a aumentar a parte de tener una sensación de presión, como si algo quisiera salir de dentro de mi, sigo frotándome la piel hasta arrancar la carne y ya incluso empieza a gustarme porque el dolor se ha convertido en algo normal, dios, necesito saber que hay en mi interior para poder soltarlo o sino reventaré...y aparto pedazos de mi piel...para observar que era lo que necesita escapar, me miro a través de la carne...pero dentro de mi no hay nada, ni sangre, ni vísceras, ni dolor, ni ningún sentimiento, absolutamente nada...
y eso me reconforta.



La mejor forma para saber cuanto amas a una persona es calcular el porcentage de pensamientos e imaginación que tienes a su lado a cada instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario