lunes, 2 de mayo de 2011

Cuando nada vale nada..


Al final lo mejor es mandarlo todo a la mierda, así se aprecia lo que importa y cuanto importa, cuando no lo tienes, cuando sientes que no lo tienes y...tal vez sientas, sientas un vacío, un vacío en nuestro pútrido corazón, o tal vez, no sientas nada, pero llega un momento en el que la línea acaba por romperse y es cuando hay que decidir, cuando te hartas de todo y te cabreas con el mundo, cuando te hierve la sangre al recordar todo el pasado, toda aquella excreción en forma de recuerdos y reirnos mientras nos compadecemos melodramaticamente, es entonces el tiempo de observar, de pasar página, de saber si lo que lanzastes a la nada merecía la pena y eso sólo se sabe si te viene de vuelta y te impacta en la cara, con ansia, con deseo, con fuego....con pura atracción, la gracia es que probablemente nunca regrese pero tampoco estuvo nunca ahí, es peculiar que al mismo tiempo que quiera que te vayas y te ame tu nombre siempre estará grabado en mi para no olvidarte, a veces unos años parecen un vida entera, puede que me sienta solo ahora que no tengo nada de lo que me hacía sentir, pero al menos en mi mundo soy libre...idealizaré que vendrás, me dirás que me amas y no querías perderme y estaremos siempre juntos...pero llegará el momento en que esa idea acabará convirtiéndose en un recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario