miércoles, 4 de mayo de 2011

C´est la vie...


Es como si mi corazón abandonara mi cuerpo, parece que ya no pueda amar a nadie, que todos esos sentimientos están muertos, que tenga miedo de volver a enamorarme, que no quiero hacerlo por nada del mundo, que no quiero sentir que pierdo a otra persona para siempre...lo hecho, hecho está y no hay vuelta atrás pero esta jodida vida sigue adelante con o sin nosotros, deseo tantas cosas...y podría conformarme únicamente con una, odio pensar constantemente en el pasado y echarme a llorar por algo que no tiene solución, odio tener que pensar en ti junto a otras personas para ver si en algún momento estallo o me quede tan insensible que ya no sienta nada, odio verte sonreir y que no sea por mi, odio ver como miras de forma apasionada a la persona la cual rozará tus labios, odio covertirme en un recuerdo y tener que asimilarlo...parece que haya tragado tanta mierda que ni siquiera tengo ganas de alimentarme, sólo puedo esperar y esperar a que pase algo para no tener que seguir derramando lágrimas por tí, me da igual lo que pase o me pase, eso no tiene demasiada importancia, pero aunque no te vea en ninguna parte, en ninguna calle, en ningún lugar seguirás en mis pensamientos y a veces parecerá que estás al cruzar la esquina pero cuando la cruce estaré ahí solo y sin nadie, desprotegido, sintiendo la amarga melancolía y preguntándome dónde estás, por qué ya no me quieres, por qué ya no siento tu calor ni el roce de tu piel...y es entonces cuando empieza a llover y llover hasta que el mundo se inunda y acabo ahogado al mismo tiempo que sigo sintiendo y observando y es tan triste...ver como cada uno sigue su camino y desaparece todo lentamente, como coger una flor y arrancarle los pétalos uno a uno pero cada pétalo siempre dirá que ya no volverás y se me parte el alma la cual ya no estoy seguro si carezco o no de ella, quiero perderme en la nada y desaparecer porque todo esto puede conmigo y ya se hace cada vez más insoportable, este puto dolor que no se va nunca, esas miradas que me recuerdan lo patético que soy a cada instante, que me desean el mal, me siento como un animal con un miembro roto al que deberían sacrificar, soy un ser humano inservible y defectuoso, no soy nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario