domingo, 8 de mayo de 2011

In her arms...


Cuando no tengo la mente ocupada me limito a pensar y pensar, a imaginar, a imaginar junto a ti, a imaginar junto a ti reflejando lo que siento en mi mente y ahora imagino que hace meses que no te veo y parece que jamás volverás, sin ninguna posibilidad de verte y sabiendo que aunque te vea todo se acabó y no podré hacer nada, resignado y enamorado...
salgo a la calle y siempre tengo la esperanza y el miedo de encontrarte, se me acelera el corazón sólo de pensarlo, ando sin parar observándolo todo, fijándome en si oleré algo parecido a tu aroma, tan embriagador, de repente volviendo a casa de noche oigo unos gritos y parece tu voz, pero pienso que son paranoyas debido a mi acentuada neurosis aunque voy hacia el sonido, esperando que seas tú y sabiendo que no lo serás, miro detrás de la esquina y estás allí,creo que es un sueño, pero no, alguien intenta hacerte daño y te amenaza con un objeto punzante, le veo, y únicamente puedo pensar en protegerte a toda costa, por unos momentos siento que no me importa lo que me suceda mientras te encuentres bien, le agarro, forcejeamos y resulto herido mortalmente, el malechor huye al ver la sangre y yo caigo, entonces te acercas y lloras y al verte así yo también lo hago, me dices que no quieres perderme y te digo que te amo, te inclinas y me besas pese a tener sangre en los labios sin importarte en absoluto, ahora ya sólo puedo sonreir y desvanecerme, mientras te observo y mi mirada se pierde en la nada pero peor aún es verse perder tu rostro en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario