jueves, 14 de julio de 2011

ADV.


Padezco de una sensación de necesidad crónica, necesidad de algo que me haga pensar, que cuando piense en ello me haga sentir, que cuando sienta pueda flotar en mi mente, es como si tuviera un vacío enorme, casi como un agujero negro, gira y gira y si me acerco a algo que me llame la atencíon esa zona muerta intenta conseguirlo, intenta introducir la necesidad, lo que quiero en mi cabeza, pero para qué, nunca podré conservar algo, la vida es así, nadie estará constantemente sosteniendo nuestra mano, ni reparando nuestra neurótica y destrozada alma, las personas que queremos o amamos se acabarán marchando, pero siempre vendrán nuevas, aunque alomejor la mejor persona que puedas haber conocido o querido sale al principio de la historia y cuando ese capítulo acaba ya no viene ninguna más digna, supongo que dentro de este dramatismo, en la realidad, las cosas se acaban olvidando, reemplazando y se deja de sentir algo por las personas que ocupaban el pasado, pero es extraño, es como una imagen, en la que aparece un edificio que simboliza nuestra mente, lo que somos y nuestro subconsciente, la pura esencia de todo lo que se ha construido a base de experiencia, a base de alegría y pérdidas, de decepciones y añoranzas...un edificio que se mantiene en pie no gracias a unos cimientos, sino a una composición que permite compactar todo, que está en todas partes, que allí donde mire dentro de este veré ese material, y en mi mente tú eres ese material, porque aunque mi corazón esté vacío, sólo puedo pensar en tí.

A veces me entran náuseas de ser como soy, de retractarme constantemente, de volver siempre al principio, de querer algo que no merece ser querido, me siento como un necio y un idiota por escribir toda esta mierda, no por gusto sino por necesidad para no reventar, reventar por toda la presión, por todas las miradas, por todas las palabras...y sobretodo por toda la hipocresía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario