jueves, 3 de mayo de 2012

Quién dijo buenas noches..


Y hace un dia y medio que no fumo ni bebo, aunque ese día no es hoy fue hace un par de dias...pero la cuestión es que tras haber estado absorto por químicos en mundos de en sueño, volar tan rápido que no pueda ver mis recuerdos, incitar a la hostilidad para sentir algo que no sea tu vacío en alguna parte que ya no encuentro...hoy volví a soñar contigo, porque siempre estás en alguna parte, bueno no, tú ya no estás, así que por lo tanto es una parte de mí la que desde algún sitio de mi subconsciente pone tu rostro a mi dolor y la utiliza para dañarme, aunque sea mientras duermo...soñé varias cosas, en la primera surgía un viaje a madrid, una especie de excursión de gilipollas y yo como siempre llegaba el último y al entrar me daba cuenta de que olvidé el billete y me entraba tal ansiedad de pensar que por un fallo mio ya no pudiera verte que comenzaba a subirme la adrenalina y todos decían que ya no podría ir, que no me daba tiempo y de repente salí a correr, sin mirar el reloj, sin saber cuanto faltaba para la cuenta atrás, para perder, para no ser capaz de llegar a ti...no me importaba qué hora fuera porque estaba convencido de que llegaría, lo haría por tí, nada podría detenerme si tú eras la razón aunque en el camino agentes hostiles comenzaban a perseguirme para joder mi llegada al autobús, no me permitían escapar pero, joder, era por tí, tenía que hacerlo fuese como fuese...y a los segundos me daba cuenta de que ya se había marchado cuando llegué a la estación...y una gran tristeza me invadió, sólo podía mirar al suelo y pensar en la muerte, en que ya nada merecía la pena, en que yo tampoco merecía la pena por perder la oportunidad...

En el segundo sueño no se como estaba en Madrid, en la universidad, era flipante porque mi mente lo idealizó como el castillo de Howarts, ya sabéis...el de Harry el porreta y había muchas luces y percibía que estabas cerca, yo por algún motivo estaba de paso por allí y estaban celebrando una especie de gala entregando premios y diciendo en qué hermandad estaba cada persona y al cabo de unos pocos, allí estabas tú, resplandeciente, con un precioso vestido negro, tus cabellos dorados y las luces resaltaban tus ojos azules, se te veía enormemente feliz y me alegraba de que lo estuvieras, a los segundos creo que me vistes pero noté que no se...era como si miraras a uno más del público, pasaba desapercibido pero algo me decía que tenía que hablar contigo...así que al bajar del escenario te perdistes entre el público pero te reconocí a lo lejos y fui en tu busca, al instante me encontraba en una sala, era como un bar parecido a un caserón y preguntñe y me dijeron que vendrías en breves y una gran paz me inundó y al mismo tiempo una tremenda ansiedad, estaba al borde del colapso, por saber que quedaría en ridículo, saber que ya únicamente era uno de tanto ex y me veia como un idiota que parece retrasado ahí esperando y a los segundos una especie de humanoide tuerto y bastante más grande que yo me cogía del cuello y me zarandeaba aunque apenas podía defenderme y fui por donde te ví marchar pero acabé metiéndome en una especia de portal que me mandaba a otra dimensíon en la que todo estaba oscuro, nevaba, hacía frío y notaba como seres me acechaban por todas partes...así que allí me quedé, sabiendo que no podría volver y que en cualquier momento sería atacado mortalmente...la única cosa que combatía mi miedo era pensar en estar a tu lado...

Y en el tercer sueño...me encontraba en un gran edificio, lleno de ventanales y cristaleras y con varias plantas, siempre veías por donde iba la gente, no supe por qué estaba allí hasta que por las escaleras de enfrente aunque apenas se veía el rostro había una chica con un precioso vestido azul, por las rodillas, de cintura para abajo era una tela más oscura, suelta y parecía algo áspera en comparación con la parte de arriba que era como azul un poco claro y aterciopelado o parecido a eso, sé de quien era ese vestido, jamás podría olvidarlo, estabas tan bella la noche que te ví con el, en tu graduación, la última noche que supe que sentías algo por mi...y aunque no viera rostro alguno tenías, DEBÍAS ser tú y nadie más porque brillabas, brillabas entre todos esos cánceres que no valen nada, que no me pensaría dos veces en darles boleto, relucías entre toda esa gran masa de mierda así que me dispuse a saludarte pero cada vez que me acercaba ya estabas en la otra punta del edificio de alguna manera, aunque siempre conocía donde te encontrabas al llegar ya te habías movido y así hasta que a los momentos y cansado de correr no había nadie en aquel lugar, todas las luces se apagaron y te volvistes a ir,la melancolía aniquilaba mi corazón cada sengundo hasta que desperté otra vez sudando y temeroso de volver a soñar..por sé que te vería otra vez, una y otra vez...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada