jueves, 20 de noviembre de 2014









Dí tu nombre, trata de hablar lo más claramente posible,
tú sabes que todo es anotado, asiente con tu cabeza,
en caso de que ellos pudieran estar observando con sus
relucientes satélites.

Espero que ellos no puedan ver el potencial ilimitado,
viviendo dentro de mi, para matarlo todo,
espero que ellos no puedan ver, que yo soy el gran destructor,
sube el volumen, escucha la mierda que ellos bombean en tu cabeza,
llenándote de apatía, contén el aliento, espera hasta que tú sepas que es el momento correcto,
a punto, el final está cerca, espero que ellos no puedan ver el potencial ilimitado,
viviendo dentro de mí, para matarlo todo, espero que ellos no puedan ver,
que yo soy el gran destructor.


(NIN-The great destroyer)


Si vuelvo a escribir es porque soy débil, por mi falta de autocontrol luego de tomar decisiones definitivas, por mi necesidad de crear algo fuera de la monotonía, por mi impulsividad, veo reflejado en lo que escribo un sentimentalismo que aborrezco, que me produce náuseas, algo que puedo ver en otros seres que se consumen en su patetismo, esa falta de realidad, de la necesidad de vivir en una utopía alejada de los procesos sociales y psicológicos del animal humano, de la subjetividad, odio  los falsos símbolos, odio partes de mi, de las cuales me siento cada vez más separado, partes demasiado fuertes para hacerlas desaparecer, lo que las lleva a volverse individuales y salir cuando la ocasión lo requiera, al aparecer partes muy diferenciadas y contradictorias empiezan a chocar, cada vez más si no se halla un equilibrio, yo carezco de ese equilibrio, quería alejarme de todo lo que me produjera emociones negativamente fuertes, dejar mi vida en blanco, volver a empezar y salir de ahí, ver quien soy realmente, en la vida no existe un medio, o avanzas o caes lentamente hacia la desesperación hasta que te ves sin opciones, sin nadie que pueda ayudarte, después de tener que renunciar a todo lo que una vez me importó, decepciones, avanzando en esta interpretación de las formas, escalando en una pared de rostros que me llevan hacia el tercer ojo, siendo tú lo único que quedabas de valor, sabiendo que no podría soportar que te cristalizaras como un recuerdo en mi mente antes de desaparecer, cómo iba a caer otra vez por el precipicio si ya no hay nadie que me empuje, con miedo de no ser yo el que vuelva a subir, sintiendo que eres parte de mi, como un reflejo del sexo opuesto, con mi salvajismo y animalidad rabiosos por hacerte mía, arrancándome mi propia piel para escapar, para entrar dentro de ti, codiciando tu cuerpo en mis pensamientos...y por otra parte la razón, hablándome, mostrándome el valor de tu mente, de tu personalidad, enseñándome la perdurabilidad de las cosas, llenando mi afecto, encerrando al animal con palabras de aliento, ello me llevó a pensar que apartarme me traería lo que buscaba entre toda esa incoherencia emotiva-racional, silencio, se me viene la imagen de estar en una habitación oscura, observando un televisor, sin sonido pero con ruido en la imagen, hipnotizándome para dejar de pensar, para dejarme fluir, huyendo como en mis sueños más profundos, una ilusión en la que escapo dentro de una habitación cerrada sin luz.

Yo no merezco tu amistad, debes darme el mismo silencio que yo te he dado a ti todo este tiempo, te he herido por mi egoísmo, por pensar en lo que yo quiero y necesito, dejando a un lado tus emociones, anteponiendo mis banales deseos a tu afecto, queriendo hacerte sufrir como manifestación de mi dolor producido por la ignorancia, dejando a un lado todo lo que nos hizo ser lo que éramos, nuestras personalidades al fin y al cabo, si no fuera tan débil todo debería haber seguido su curso, cerrar este blog y convertirlo en parte del pasado, he destruido el puente que contruimos entre nuestras mentes por dejarme llevar por una emoción tan estúpida y alejada de la razón como es el odio producido por el miedo a perderte.

Este tema fue el primero que escuche de ti, me gusta además porque representa algo en tu interior que me atrae, esa sombra que te persigue, que nos persigue, la autodestrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada