sábado, 22 de noviembre de 2014









Eres como un agujero negro, arrastras a todos quienes les importas hacia tu autodestructividad, obsorves la vitalidad de los que te rodean, les robas sus emociones, te apoderas de su voluntad buscando el control a través de la pasividad, valiéndote de tus sentidos para canalizar la necesidad, eres una depredadora que necesita alimentarse de las emociones ajenas para llenar el vacío que hay dentro de ti, ¿Cómo podría amarte alguien de verdad si supieran lo que escondes bajo la piel?, la naturaleza de tus sentidos, la piel que mudas, la que una parte de ti intenta repeler, en vano, tu egoísmo es tu dueño, impulsos basados en el miedo, si ahora pudiera recorrer tu cuerpo con mis labios notaria que me quemo, que me intoxico, que me paralizas para envolverme en una telaraña y nutrirte de mi vivacidad durante meses hasta quedarme seco, inerte, sin utilidad alguna, dejándome ser pasto de las llamas, pasto de cualquier cosa que pudiera devorarme y volver a tu cueva en la que te escudas con paredes de apatía cubiertas de los rostros de amantes muertos, proyectando  tu falta de control y llenándola haciéndote dueña de la dependencia, te vales de la ingenuidad e inocencia para atraer a dementes inconscientes cegados por la luz que desprenden tus alas, diseñadas  por la naturaleza con un propósito, sobrevivir planeando entre el caos que creas, entre los cadáveres que dejas, observándolos para recordar el poder que obtenías de ellos, llenando tu ego, mirando al suelo las atrayentes formas que dejas tras la luz que se proyecta, pero no puedes mirarte al espejo porque verías lo que realmente eres, un ser destructivo, el conflicto en tu interior se ve claramente reflejado en tus creaciones de la realidad, en tu intento de manipular y dar forma a pasadizos en las mentes de otros, en tu propia mente, contigo misma, puedo ver la nada en tus ojos, me asfixio al entrar en ellos, algo intenta arrastrarme abajo, prefieres hundir a quien dices amar únicamente por no morir sola,¿Qué forma de amar es esa?, eres como el canto de las sirenas al que acuden los marineros y no vuelven a aparecer, tu cuerpo es un mar en el que quieren penetrar, nadar en tu sudor, fundirse con tu materia , sin darse cuenta de la tempestad que se les viene encima, mientras les observas y notas la satisfacción de saber que están a tu merced, crees odiar a la gente y estar por encima de ellos, pero lo cierto es que cuanto más ha pasado el tiempo más eres y actúas como ellos, te siento contaminada, como si la enfermedad se hubiera extendido dentro de ti, tu piel se ha vuelto negra y marchita dando la sensación de que fueras a caerte en pedazos lentamente si te toco, dices odiar al animal humano por ser como es, pero todo tu odio los produces tú misma, nadie te lo creó porque nadie te abandonó, nadie te despreció, nadie abusó de ti, realmente tu has abandonado, despreciado y abusado de los que te han amado, si es que la palabra "amar" tiene cabida en nuestra especie, representas la mayoría de cosas que a mi si me producen odio, aversión, tal vez fuera una de las razones para alejarme, para no verte caer como todos lo hacen, porque de ayudarte me agarrarías para caer contigo, si se puede odiar al ser humano es por su debilidad ante los instintos y lo que ello provoca, su falta de raciocinio, la debilidad te controla y te has convertido en una marioneta con  la ilusión de mover sus propias cuerdas cuando lo cierto es que haces todo lo que te dicen, todo lo que te hacen desear, si ahora besara tus labios saborearía la decepción, has abandonado todo cuanto podías ser para no ser nada, quizás eres esa clase de persona y yo un ignorante que ve más allá de algo que no se puede cambiar, la verdad es que la gente rara vez cambia, simplemente aprenden a mentir mejor, eres tan egoísta que vas a caer y arrastrar a todos los que te valoran  para no sentirte tan sola ahí abajo porque si no puedes salir al menos dejarás que se consuman a tu lado y podrás evadirte de todo ese miedo utilizándoles y viviendo a través de sus vidas para escapar de la tuya.
















jueves, 20 de noviembre de 2014









Dí tu nombre, trata de hablar lo más claramente posible,
tú sabes que todo es anotado, asiente con tu cabeza,
en caso de que ellos pudieran estar observando con sus
relucientes satélites.

Espero que ellos no puedan ver el potencial ilimitado,
viviendo dentro de mi, para matarlo todo,
espero que ellos no puedan ver, que yo soy el gran destructor,
sube el volumen, escucha la mierda que ellos bombean en tu cabeza,
llenándote de apatía, contén el aliento, espera hasta que tú sepas que es el momento correcto,
a punto, el final está cerca, espero que ellos no puedan ver el potencial ilimitado,
viviendo dentro de mí, para matarlo todo, espero que ellos no puedan ver,
que yo soy el gran destructor.


(NIN-The great destroyer)


Si vuelvo a escribir es porque soy débil, por mi falta de autocontrol luego de tomar decisiones definitivas, por mi necesidad de crear algo fuera de la monotonía, por mi impulsividad, veo reflejado en lo que escribo un sentimentalismo que aborrezco, que me produce náuseas, algo que puedo ver en otros seres que se consumen en su patetismo, esa falta de realidad, de la necesidad de vivir en una utopía alejada de los procesos sociales y psicológicos del animal humano, de la subjetividad, odio  los falsos símbolos, odio partes de mi, de las cuales me siento cada vez más separado, partes demasiado fuertes para hacerlas desaparecer, lo que las lleva a volverse individuales y salir cuando la ocasión lo requiera, al aparecer partes muy diferenciadas y contradictorias empiezan a chocar, cada vez más si no se halla un equilibrio, yo carezco de ese equilibrio, quería alejarme de todo lo que me produjera emociones negativamente fuertes, dejar mi vida en blanco, volver a empezar y salir de ahí, ver quien soy realmente, en la vida no existe un medio, o avanzas o caes lentamente hacia la desesperación hasta que te ves sin opciones, sin nadie que pueda ayudarte, después de tener que renunciar a todo lo que una vez me importó, decepciones, avanzando en esta interpretación de las formas, escalando en una pared de rostros que me llevan hacia el tercer ojo, siendo tú lo único que quedabas de valor, sabiendo que no podría soportar que te cristalizaras como un recuerdo en mi mente antes de desaparecer, cómo iba a caer otra vez por el precipicio si ya no hay nadie que me empuje, con miedo de no ser yo el que vuelva a subir, sintiendo que eres parte de mi, como un reflejo del sexo opuesto, con mi salvajismo y animalidad rabiosos por hacerte mía, arrancándome mi propia piel para escapar, para entrar dentro de ti, codiciando tu cuerpo en mis pensamientos...y por otra parte la razón, hablándome, mostrándome el valor de tu mente, de tu personalidad, enseñándome la perdurabilidad de las cosas, llenando mi afecto, encerrando al animal con palabras de aliento, ello me llevó a pensar que apartarme me traería lo que buscaba entre toda esa incoherencia emotiva-racional, silencio, se me viene la imagen de estar en una habitación oscura, observando un televisor, sin sonido pero con ruido en la imagen, hipnotizándome para dejar de pensar, para dejarme fluir, huyendo como en mis sueños más profundos, una ilusión en la que escapo dentro de una habitación cerrada sin luz.

Yo no merezco tu amistad, debes darme el mismo silencio que yo te he dado a ti todo este tiempo, te he herido por mi egoísmo, por pensar en lo que yo quiero y necesito, dejando a un lado tus emociones, anteponiendo mis banales deseos a tu afecto, queriendo hacerte sufrir como manifestación de mi dolor producido por la ignorancia, dejando a un lado todo lo que nos hizo ser lo que éramos, nuestras personalidades al fin y al cabo, si no fuera tan débil todo debería haber seguido su curso, cerrar este blog y convertirlo en parte del pasado, he destruido el puente que contruimos entre nuestras mentes por dejarme llevar por una emoción tan estúpida y alejada de la razón como es el odio producido por el miedo a perderte.

Este tema fue el primero que escuche de ti, me gusta además porque representa algo en tu interior que me atrae, esa sombra que te persigue, que nos persigue, la autodestrucción.










Aunque no podamos controlar el destino, las situaciones que nos afectan y escapan a nuestro dominio, al fin y al cabo somos responsables mínimamente de la situación en la que nos encontramos en cada momento de la vida, a veces dicen que no hay elección, pero lo cierto es que siempre hay dónde elegir y cómo hacerlo, nuestra pasividad, nuestro miedo, la falta de determinación ; nos llevan a encontrarnos en un momento dado en la autocompasión, automarginándonos por la vida que vivimos, las cosas que no somos capaces de superar, la fuerza que nos falta para tirar de nuestro propio peso en el cosmos, pero lo cierto es que no podría ser de otra manera, estábamos fabricados para eso y eso es lo que somos, un producto, mitad humano-mitad programa, una contradicción a la que nos han llevado, algunos dirían que todo fue un error, pero cómo podría serlo si a pesar de tener el conocimiento somos cerdos que van al matadero, neuróticos, paranoicos, irascibles, violentos, indecisos....con miedo, hoy pienso en las personas que dejé atrás y en las que ya no querré conocer, en el terror que me produce esta realidad que a veces me paraliza, siento que no pueda moverme, que no pueda andar, ni pensar y mucho menos hablar, miro al pasado y cada decisión que tomé, alguien me dijo una vez -Yo no me arrepiento de lo que hago-, pero lo cierto es que todos cometemos errores y esa frase que me gustó en su día me parece cada vez mas absurda y sin sentido si de un ser humano hablamos, yo conozco bien el arrepentimiento, de hecho es como si viviera dos vidas, una que ha cometido todos mis errores y que me cuesta controlar y otra que siempre esta ahí, recordándomelos como si no hubiera cometido ninguno, haciéndome creer que no los cometí únicamente por reconocerlo, aun así soy solo una persona física y las pasadas que pueda jugarme mi mente no pueden ser excusa para no cuestionar mis actos, pensaba que no importaba quien estuviera cerca de mi si podía proporcionarme las emociones que un ser  necesita, que podía cambiarlos siempre y cuando la suma diera la misma cantidad, bueno, realmente puede que siga creyendo que las propiedades matemáticas pueden aplicarse al animal humano, pero eso no significa que pueda obtener en mi vida los números que quiera, las variables que necesite o las constantes que me sean indispensables, el mundo es lo suficientemente grande como para no encontrar a dos personas que te proporcionen exáctamente lo mismo o puede que la encuentres al día siguiente, yo no creo en la búsqueda, solo acepto y analizo lo que llega y si no es de mi agrado lo dejo fluir a través de mi, de mi forma y materia, notando la fricción y el rozamiento pero sin penetrar en mi cuerpo,  últimamente pienso que pretendía reemplazarte, encontrar algo que me deparase el destino y que me diera las mismas utilidades que tu me ofrecías, pero lo cierto es que cada día que pasa mas me doy cuenta de que no veo nada de mi entorno que me suscite algún tipo de interés, que me haga sentirme como si nadara en el vacio, como si nadásemos en el vacío de nuestras mentes, zonas oscuras e inapropiadas, magnéticas, repeliéndonos cuanto mas nos acercamos y atrayéndonos cuanto mas nos alejamos, apoyándonos recíprocamente, como decían en una canción -Éramos un daño mas allá de la reparación-.

Hacia tiempo que no sentía esto, esta sensación, cada vez lo escucho menos dentro de mi, con menor intensidad, huí tanto como pude de el pero a veces vuelve a aparecer, como una parte de mi ser que intenté reprimir con todas mis fuerzas, que me hizo abandonar todo aquello que me hacia sentir algo, siento que la perdida haya marcado mi vida, noto como me he dejado guiar por el miedo, por mis emociones negativas haciendo que me sienta cada vez mas atrapado, si hay algo que quiero en esta vida es sentirme libre y es irónico porque recapacito y la mayoría de mis acciones se basaron en algo de lo que intentaba escapar haciendo que me encadenara aun mas, enjaulándome a mi mismo, perdiendo todo lo que un día me hacia valer la pena, estos días noto retazos en mi córtex, expandiéndose como si fuera una necesidad, este dolor, cálido, tan suave, en mis venas, en mi realidad, modificándola, como si insertaran un parámetro dentro de mi que me hace verlo todo diferente, nunca quise hacerte daño, simplemente fui un cobarde egoísta, fuistes lo último que arrojé al vacío porque eras lo único que conservaba y me importaba, siempre tengo la necesidad de destruirlo todo, de crear un caos, tal vez sea la manifestación y liberación de mis propias emociones lo que me lleve a actuar de esa manera, intento ser una persona decente pero hay algo malo dentro de mi y siento que te haya golpeado, lo peor de todo es que ya nada volverá a ser lo mismo pues las personas cambian y lo que se rompió en su día no se repondrá, nunca me gustaron las vueltas atrás, yo no creo en el perdón, simplemente la gente tiene mala memoria, seguramente tu ya me hayas reemplazado, lo cual es normal, de hecho es lo correcto pero en mi vida aun no ha aparecido nadie con quien pueda sustituirte, quizás tampoco me interese a estas alturas sustituir alguna parte, todo me parece mas real y auténtico si no damos marcha atrás, puede que solo busque mi destrucción creyendo que así voy hacia la luz, pues no es luz lo que veo cuanto mas creo que hago lo que debo, me ayudabas a soportar los pilares de la realidad que me aplastaban lentamente, pero yo en mi desprecio a todo te herí, tengo ganas de detrozar todo lo que me hace sentir bien y voy a perder, tal vez porque sea mucho más doloroso que me abandonen a tener que hacerlo yo, no hay ni habrá vuelta atrás, solo quería desahogarme, no busco redención alguna y tampoco la quiero, lo único que quiero es extrañarte, para que haya algo de real en mi vida.